YSP 2.40

śaucāt-svāṅgajugupsā-parairasaṁsargaḥ | II.40 |

“[Con] la pureza (śaucāt), dejan de gustarle (jugupsā) sus partes (svāṅga), no hay contaminación (asaṁsargaḥ) con otros (paraiḥ).

La limpieza es una necesidad, todos necesitamos asearnos para no enfermar. Las enfermedades se contagian si no mantengo la pureza. Por un lado, no contamino a otro, por el otro no pueden contagiarme. 

Esto no solo es a nivel físico, si mantengo la pureza de la visión, es difícil contagiarme de ideas de otro contaminen o nublen mi mente.

Sin embargo necesitamos relacionarnos con agentes externos para fortalecer nuestra inmunidad.

Con la limpieza correcta (ni exagerada, ni indulgente) se termina entendiendo que el cuerpo no es lo más importante. Si meditamos en el cuerpo, realmente nos daremos cuenta que no hay pureza en él, ni en nada de lo que manifiesta. Lo único libre de manchas es nuestra naturaleza, nuestra alma.

El cuerpo, entonces debe ser tratado como un templo donde reside el espíritu.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s