Clasificación de los Mantra-s

A continuación veremos de qué forma podemos clasificar los mantra-s. Nos encontraremos con que algunos pueden traducirse y otros no, presentan una forma parecida a una fórmula o conjuro y presentan las energías del mantra de forma oculta.[1]

Los mantras védicos mas antiguas manifiestan la relación del practicante con energías del universo mientras que los posteriores [también lo hace con] con energías de las deidades o familia de deidades más complejas como el de consortes o familias.

Si somos practicantes la clasificación no debería importarnos demasiado, solo seguir con confianza la práctica que nos ha dado nuestro profesor. Se torna importante conocer el origen o la naturaleza de mantra a la hora de elegirlo para un alumno o grupo con un objetivo particular.

Es vital reconocer práctica y teóricamente que vamos a repetir durante (quizás) una incontable cantidad de veces. Esta guía nos ayuda a no desvirtuar el significado y la energía de mantra.

Recordemos también que podemos elegir a través de la combinación de elementos que representa cada sílaba o lo que representa la historia/mitología de la deidad.

Por ejemplo, Durga representa el poder femenino. Es una mujer hermosa y elegida por los dioses para cargar sus armas pero domina fieras y demonios de una forma sangrienta. Es una guerrera. Al repetir el mantra y meditando en ella vamos adquiriendo sus cualidades y es probable que destruyamos lazos, relaciones tóxicas o débiles en algún punto. Buscada o no en algún momento sucederá.

Durga.jpg

Un mantra de la Diosa Durga

Juan pablo Martín contaba una anécdota donde un alumno practicaba tan fervientemente con Hanuman y adquirió fuerza, devoción y confianza pero que eventualmente decidió seguir su camino solo y no volvió a conseguir pareja. Hanuman es de los pocos seres mitológicos de los cuales no poseen pareja o consorte.

Otra anécdota cuenta de una persona que quería que su maestro le de un encantamiento para lograr vengarse. Su maestro le dijo que repitiera sin parar la palabra mara, que significa demonio o muerte. Luego de un tiempo vuelve a su maestro y no entendía cómo su mente era más clara y compasiva, y los pensamientos de venganza habían cesado. Su maestro le había hecho repetir secretamente maramaramaramara de cierta forma que lo que pronunciaba era el nombre de Rama maramaramaramara.

A la repetición del mantra de lo llama mantra japah.

A esta forma de tener en cuenta al alumno se la llama mantra viniyoga.

A el uso adecuado según el contexto se lo llama mantra upaya.

Esto nos sirve en el caso de que algún día, en nuestra propia práctica nuestro estado esté alterado, o no podemos producir sonido por alguna razón, o imprevistos de otra índole. Allí se sugiere que modifiquemos el mantra según el contexto.

He aquí algunos ejemplos del cuidado que hay que tener al elegir una oración a repetir. Una de las incontables razones por la cuál el profesor que nos da una práctica debe ser de lo mas calificado y haber una relación muy unida para obtener el fruto adecuado.

.

Los mantras pueden recitarse en dos tipos de fuentes:

  1. vaidika: fuente sagrada retransmitida por los rṣi-s. Se canta con el prāṇava Oṁ. Mantras propiamente dichos como los presentados en el Ṛgveda.
  2. tantrika: fuente relacionada con lo cotidiano. Se canta sin el prāṇava Oṁ. Fragmentos de enseñanzas de mucho valor[2]como los que se presentan en los upaṇiśad-s o también en sutra, suktam o śloka.

.

Los mantras generalmente pueden dividirse en varias partes para su comprensión o su ejercicio:

  1. bīja: sílaba semilla del mantra (ej: dūm en el caso de Durga).
  2. śakti: energía de la deidad o nombre (ej: durgāya).
  3. kīlaka: cuña o cierre.

.

Los mantras pueden tener tres tipos de género según su cierre (kīlaka[3]):

  1. puṁmantra: energía masculina (como los terminados en huṃ, phaṭ, iddarmanam o puniḥ) usado en rituales de sometimiento.
  2. stṛīmantra: energía femenina (como los terminados en svāhā) usado en erradicación de enfermedades.
  3. napuṁmantra: neutros (como los terminados en namaḥ) reverencias usadas en otros rituales.

.

Una vez elegido el mantra pueden recitarse en tres niveles:

  1. ucchaiḥ: voz alta
  2. nicchaiḥ: suave
  3. upāmiśuḥ: mental

.

Según las tendencias de nuestra mente podremos, por ejemplo: recitarlos en voz alta si estamos tamásicos o dormidos, en voz mental si estamos rajásicos o en voz suave si nuestra mente estuvo bien predispuesta o preparada.

Si tenemos alguna problemática con los órganos de fonación, por ej. tos, preferiremos practicar en voz mental.

Si tenemos alguna problemática en nuestro discurso, también tendremos que tenerlo en cuenta y, por ej. recitar en upāmiśuḥ si tenemos tendencia a exceso en la expresión o verborragia; o por el contrario, recitar en ucchaiḥ si tenemos la expresión debilitada.

.

[1]Encontraremos muchos mantras de este tipo del período post-védico, tántrico śaiva o budista mahāyāna/ vajrayāna.

[2]por ej. el fragmento citado en cuando nombramos las reglas del sánscrito,

śikṣām vyȁkhyāsyāmaḥ / varṇa svaraḥ / mātrābalam / sāmá santānaḥ (Taittirīya Upaniṣad, Śikṣa Valli),

se usa como mantra antes de una clase de sánscrito o canto védico.

[3]Según otros textos puede dividirse en 5: corazón (hṛdaya), cuña (kīlaka), arma (astra), escudo o coraza (kavaca), mantra supremo (paramo mantra).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s