Fibromialgia y yoga

Hace algunos sábados atrás se celebró el día de la fibromialgia en la Sala de Prensa del Centro Cívico de San Carlos de Bariloche, Argentina.

Me invitaron a cerrar el evento haciendo unas respiraciones guiadas y mantras védicos en conjunto con Sonidos Ancestrales brindado por Cristina Skomorovsky.

La Fibromialgia es una enfermedad cada vez más común pero nos sabe a ciencia cierta cuales son las causas, por lo que los tratamientos y los diagnósticos apuntan a reducir los efectos de los síntomas, entre ellos dolores generalizados en tejidos conectivos o articulaciones crónicos o agudos, hipersensibilidad y otros síntomas que varían de un paciente a otro.

Mi profesor Juan Pablo Martín ha sido siempre la guía y el referente para el tratamiento desde yoga terapeutico y las herramientas disponibles. Cualquier error que puedan encontrar o contradicción se debe meramente al producto de mi propia confusión.

Todos somos distintos, e incluso entre pacientes de una misma patología o trastorno la forma de abordar será distinta para cada uno, es por eso que una práctica generalizada aquí tampoco es lo más indicado.

La intención que tengo con este artículo es difundir los conocimientos necesarios para usar herramientas disponibles como por ejemplo como modificar la respiración para sentir menos dolor y sentirnos mas balanceados.

Fibromialgia y yoga

La enfermedad es compleja pero no imposible de abordar y desde yoga tratamos de usar varias herramientas.

Experimentar dolor durante un tiempo prolongado nos puede dejar agotados y ese agotamiento llevarnos a un estado tamásico o de depresión.

El dolor y la hipersensibilidad de los sentidos es una manifestación rajásica,  fuerte, de exceso de fuego.

Desde el punto de vista de la alimentación y estilo de vida Ayurvédico, se recomienda evitar alimentos ácidos o picantes (“calientes” se llaman en Ayurveda) y preferir ingerir los alimentos “fríos”. Evitar excesos tanto de cantidad como de calidad (no muy dulces ni muy refinados). Evitar comer a temperatura caliente y preferir alimentos tibios. Muchos superalimentos como espirulina, maca, cacao o café consumirlos con moderación ya que al ser estimulantes suman aún mayor sensibilidad al sistema.

Como todo hábito nuevo, nos tiene que gustar y debemos hacerlo gradual para que el sistema no “choque” con el hábito anterior. La observación y la perseverancia son importantísimos para lograr avances. El cambio es irremediable y que mejor que usarlo a nuestro favor.

Las prácticas de yoga o respiración deben ser balanceadas para restablecer el balance en el sistema general. Por ejemplo, si hacemos alguna práctica estimulante (brahmana), haremos otra relajante (langana) y viceversa.

La restauración del prāṇa debe dejarnos atentos para cosas como acordarnos de tomar la medicación prescrita por ejemplo.

Las herramientas que usaremos serán ejercicios físicos, ejercicios de respiración ejercicios de restricción de los sentidos, concentración, meditación con objetos de nuestra fe, recitación de oraciones o mantras. TODAS las herramientas que ofrece Patañjali en sus famosos Yogasutras.

Usar solo los ejercicios físicos no servirá de mucho ya que el desequilibrio está en el sistema mas sutil, vyānavāyu precisamente. Si encaramos desde aspectos muy sutiles y hay mucho dolor será imposible concentrarnos (a menos que tengamos entrenamiento previo en el tema). Tenemos que tener un poco de todas las herramientas, lo justo y necesario.

La clave será la respiración, romper patrones que puedan desestabilizarnos y adquirir hábitos que nos aporten bienestar sostenido y calma. No digo “saludable” ya que es una palabra que generaliza mucho y lo que es saludable para uno puede ser dañino para otro (el caso de los vegetales crudos y la gente que padece colon irritable.

Ejercicios para probar:

Cuando estemos con mucho dolor vamos a realizar este ejercicio de respiración, preferentemente acostados o sentados en la cama antes de dormir.

1. Comenzaremos alargando nuestra respiración. Buscaremos que se movilice todo el tronco y en especial el abdomen (apāna vāyu).

2.Esperaremos a que podamos sostener respiraciones largas (dirga) pero con cierta comodidad (suksma) de modo que podamos sostenerlas en el tiempo. Contaremos la duración de la inhalación y de la exhalación.

3. Cuando estén estables y duren muy parecido en cada respiración, dejo de contar la inhalación y voy a introducir una pausa después de exhalar de a 1 segundo cada respiración. Por ejemplo, si exhalo en 5″:

INHALO PAUSA EXHALO PAUSA

–libre ——libre ——5″ ——1″

–libre ——libre ——5″—— 2″

L. L. 5″. 3″

L. L. 5″. 4″

L. L. 5″. 5″ (x12 respiraciones)

.

4. Respiro libre

5. Exhalo largo por la nariz, me aseguro que se siga moviendo el abdomen al hacerlo ya que es en este lugar (primeros 2 chakras) donde se producirá la calma. Hago que la inhalación dure la mitad de la exhalación.

Repito 24 respiraciones.

6. Siento el abdomen.

.

Si esta práctica nos da sueño va por el buen camino, sino buscaremos otras herramientas.

Probalo todos los días por una semana al menos.

Las prácticas de relajación se indicarán para la noche al finalizar el día. Las prácticas para tratar depresión por ejemplo, se harán por la mañana.

Hay muchas más prácticas que se pueden hacer, ninguna de forma generalizada.

Sentite libre de realizar consultas de yoga Terapéutico.

Espero haya sido de ayuda para aliviar un poco tu sufrimiento.

Adrian Alba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s